Estrategias con opciones financieras

Estrategias con opciones financieras
  •  Escrito por Raul el 07.08.15
  • Redactor de Universidad de Bolsa

Las opciones financieras hoy en día pertenecen al grupo de productos derivados más utilizados y cada año hay más inversores que se familiarizan con ellos. Sin embargo, muchos traders fallan al no seguir conociendo la diversidad real que estos vehículos de inversión ofrecen y se quedan pegados con algunas operativas básicas, como la Call o Put larga. Aunque estas son estrategias eficaces, solo representan una pequeña fracción del mundo de las opciones financieras. En este artículo presentaré algunos conceptos que le ayudarán a entender cómo afinar su trading, cómo adaptar las estrategias y subyacentes a la coyuntura del mercado y al fin, cómo edificar un sistema de opciones exitoso y rentable en cualquier tipo de mercado, sea alcista, bajista o lateral.

 

Las opciones financieras, genera estrategias no direccionales.

La gran mayoría de inversores solo se sienten cómodos con el trading tendencial, en el mercado alcista compran los activos y en el bajista los venden. No hay ningún problema con este estilo de trading, puede ser muy rentable y en realidad las posiciones direccionales deben hacer parte de la cartera de cada trader de opciones. Sin embargo, en muchas ocasiones el mercado se encuentra en estado lateral sin ninguna dirección clara. En la figura 1. podemos observar la cotización del subyacente IWM, un ETF que replica el Russel 2000 – un índex bursátil norteamericano que incluye acciones de empresas de pequeña capitalización. Como podemos notar, el activo IWM casi todo el año 2012 se encontraba en un estado lateral hasta que a principios del 2013 logró romper las resistencias anteriores que al fin le ha permitido desarrollarse en una nueva tendencia alcista. No obstante, el mercado en 2014 se frenó y se ha formado otra zona de fluctuación sin ninguna dirección dominante.

 

 

 

En una situación similar, cuando los precios evolucionan de forma lateral y las estrategias convencionales ya no generan las ganancias anteriores, hay solo tres posibles soluciones. La primera es retirarse y esperar hasta que el mercado se devuelva a las condiciones normales. La segunda es seguir aplicando estrategias que tal vez ya no son adecuadas en la situación momentánea y la tercera es entender que el mercado siempre tiene la razón y adaptar nuestro trading a los movimientos más volátiles e impredecibles. Aunque la primera solución es segura e inteligente, no es necesario que en un mercado lateral permanezcamos pasivos y como veremos a continuación, al escoger la tercera solución podemos aplicar estrategias no direccionales que nos permiten generar ganancias sin la necesidad de adivinar dónde cotizarán los precios. 

 

Ejemplo de estrategia no direccional: Iron condor.

La regla más básica que cada trader aprende primero es no luchar contra la tendencia y que en un mercado alcista lo peor que puede hacer es ponerse bajista. Sin embargo, ponerse alcista o bajista en un mercado lateral muy probablemente también resultará en pérdidas. Al entender que los mercados muchas veces toman un descanso y no hay ninguna dirección clara, el segundo paso es incorporar estrategias no direccionales en nuestro portafolio. Se trata de operativas que nos permiten operar sin la necesidad de adivinar la dirección futura de los precios y obtener ganancias cuando los activos se mueven de manera muy impredecible. Hay varias técnicas que pertenecen a este estilo de trading, entre ellas por ejemplo el straddle y strangle vendido, los calendar spreads o el iron condor y butterfly. Todas estas estrategias son un poco diferentes en cuanto a su estructura y la combinación de tramos cortos y largos, sin embargo tienen un atributo común, se benefician del paso de tiempo y este es el concepto esencial del trading no direccional.

Entre todas estas estrategias, la más popular es la Iron condor larga que se construye con la combinación simultánea de una Call corta, Call larga, Put corta y Put larga. Obtenemos su estructura al iniciar las Call y Put cortas con precio de ejercicio más cercano al precio momentáneo del subyacente y las Call y Put largas con precio de ejercicio más lejano. El resultado de esta estructura es crédito neto, es decir al vender opciones más cercanas al precio de subyacente recibimos más dinero que gastamos en la compra de las opciones largas. 

 

 

En la figura 2. podemos observar el perfil de riesgo de una iron condor larga sobre el subyacente IWM. La estructura del spread se compone de los siguientes tramos: Put larga precio de ejercicio: 111, Put corta precio de ejercicio: 113, Call corta precio de ejercicio: 134, Call larga precio de ejercicio: 136. Gracias a las opciones vendidas muy lejanas poseemos un rango amplio, con el subyacente cotizando a 124.43 USD tenemos casi 10 puntos de rango hacia arriba y más de 11 puntos hacia abajo. Entonces, si el subyacente cotizará dentro de esta zona, es decir entre 113 y 134 USD hasta el vencimiento de la estrategia que son sesenta días restantes, nosotros ganaremos 270 USD que es la ganancia máxima de la estrategia.

Cómo identificar el momento para aplicar estrategias no direccionales.

Ahora, ya que hemos hablado sobre el concepto del trading no direccional, miremos cómo podemos identificar el momento oportuno para utilizar estas operativas. Muchas veces han escrito que el análisis técnico no es ciencia, sino que un arte. Realmente se trata de un tema muy amplio y el objetivo de este artículo no es presentar la base del análisis técnico, sino que presentar una combinación eficaz de distintas escalas temporales de gráficos con indicadores de momento. Dichos indicadores, como el RSI, CCI o MOM se pueden aplicar a un gráfico intradía, diario, semanal y mensual y nos pueden ayudar a identificar cuando un activo se encuentra en zona de sobrecompra o sobreventa. Sin embargo, su función más importante consiste en encontrar situaciones de divergencia inversa entre el precio del activo subyacente y el indicador mismo. Un ejemplo clásico es cuando el subyacente va formando máximos mayores, pero al mismo tiempo el indicador no confirma estos máximos crecientes. La identificación temprana de estas divergencias inversas representa excelentes oportunidades para aplicar estrategias no direccionales y la falta de su consideración es un error grave porque como hemos visto en la figura 2., un spread iron condor puede resultar en pérdidas enormes en caso que lo apliquemos en un ambiente de mercado no adecuado.

 

 

En la figura 3. podemos ver un análisis que combina el marco de tiempo diario con el semanal e incorpora el indicador de momento RSI. Como podemos notar, el precio en ambas escalas temporales está en una tendencia alcista, pero al examinar el RSI por debajo del gráfico diario (marcado con el color rojo) nos podemos dar cuenta que el indicador muestra una pequeña divergencia negativa. A pesar que el precio siga formando máximos crecientes y que el 15 de Abril haya alcanzado un máximo mayor a 127.13 USD, el RSI en el mismo día ya formó un máximo menor (63.46) a comparación con su nivel anterior. Sin embargo, en el gráfico semanal (marcado con el color azul) no podemos notar ninguna divergencia negativa, el RSI se mueve en correlación acorde al precio y sigue formando mayores crecientes. ¿Qué nos señala el resultado de este análisis? Es bastante seguro, que a largo plazo los precios sigan subiendo y el indicador de momento confirma muy bien la continuación de la fuerza momentánea. Sin embargo, a corto plazo el RSI ya nos advierte sobre la posibilidad que el subyacente rebote de la próxima resistencia o tal vez ocurra una corrección menor.

 

 

En la figura 4. podemos observar el esquema de la estrategia presentada directamente en el gráfico del subyacente. Entonces, armamos este trade al vender 10 contratos de Call con el precio de ejercicio 134 USD y como cobertura, compramos 10 contratos de Call con el precio de ejercicio 136 USD, todas las opciones se vencen el 20 de Junio de 2015 (57 días restantes hasta el vencimiento). Como podemos ver, con esta estrategia alcanzamos la ganancia máxima (210 USD) si el activo subyacente al vencimiento (20 de Junio, 2015) cotizará por debajo de 134 USD (precio de ejercicio de la Call corta) y sufriremos la pérdida máxima (1.790 USD) si el activo subyacente al vencimiento cotizará por encima de la Call larga (precio de ejercicio comprado 136).

Conclusión.

La combinación de los conceptos presentados en este artículo muestra que es posible generar ganancias consistentes en la bolsa sin necesidad de adivinar la futura dirección de los precios. La clave de un sistema de opciones exitoso y solido es identificar el ambiente momentáneo del mercado y saber combinarlo con la estrategia y el activo subyacente adecuado.

No obstante, el objetivo principal de este artículo es mostrar la importancia de una mente abierta hacia la gran variedad de técnicas, estrategias y conceptos que las opciones financieras nos pueden brindar.

Puedes leer más artículos como este en el site de www.traders-mag.es 

Añadir nuevo comentario