¿Especular o invertir?

¿Especular o invertir?

    Curiosamente, la mayoría de las personas que se inician en la inversión bursátil se lanzan de cabeza a la piscina del corto plazo, comúnmente llamado intradia. Y, demasiadas veces, lo hacen sin formación, protección ni elementos que aporten seguridad a sus operaciones. Es la forma de tirarse, sin paracaídas, al abismo financiero. Y es que, antes de iniciar la incursión en los mercados financieros, cualquier inversor debe preguntarse si entra en ellos para invertir o para especular.

    Son senderos radicalmente diferentes que requieren de estrategias dispares y que no producen el mismo tipo de resultados

     

    La predictibilidad en el corto plazo es casi imposible, como han demostrado decenas de estudios sobre la materia. Por ello, los profesionales, con larga experiencia en la gestión de carteras, sostienen que:

    La inversión a medio y largo plazo es rentable y mucho menos arriesgada.

    La operativa a corto plazo se considera más compleja, puede ser más rentable pero requiere mucha más habilidad y experiencia.

     

    Si usted es nuevo en el mundo de las inversiones es mejor que deje la especulación para más adelante. Es más recomendable que inicie su camino en Bolsa como inversor.

    ¿Cuáles tendrían que ser los pasos?

    Nunca invierta el dinero que pueda necesitar en un futuro próximo.

    Este capital se debe rentabilizar en activos distintos a la Bolsa. Si piensa que, en 6 meses, tiene que disponer de ese dinero, no haga la inversión. La Bolsa funciona por tendencias y si entra en una bajista, probablemente, pierda todo su capital. Es osado pero necesario recordarlo: no se endeude para invertir en los mercados y nunca utilice derivados con apalancamientos altos.

    Recuerde, por otro lado, que usted es inversor, no especulador. Por tanto, no haga ingeniería financiera. 2 son las razones clave para evitarla: 

    • hay muchos productos que, por más que los estudiemos, no seremos capaces de entenderlos. Son confusos pero se venden como muy rentables.
    • Por otro lado, la ingeniera financiera está reservada para inversores con una sólida experiencia y un conocimiento profundo de los mercados. Puede aprender a usar futuros y opciones, como instrumentos de cobertura de su cartera de contado, pero no especule con ellos. Puede multiplicar sus ganancias, pero también, sus pérdidas.   

    En tercer lugar, debe elegir bien dónde y en qué invertir. En la actualidad, disponemos de datos permanentemente actualizados sobre el estado de los valores y mercados, sus fluctuaciones y tendencias. Analice, haga seguimiento y, después de todo ello, seleccione los valores que se ajusten a sus necesidades.

    Sucede, además, en algunas ocasiones, que un asesor financiero nos invita a adquirir un valor por una serie de motivos. Y solo unos días después, otra firma de análisis da la visión contraria aportando datos diferentes sobre la misma acción. Y es que, la Bolsa es un mercado y su esencia se basa en la compra y venta de unos productos. Por ello, en cierta manera, es lógica esta divergencia de opiniones. Si quiere evitar el desasosiego que producen este tipo de informaciones, evite que le influyan. Solo así, disfrutará de una buena salud bursátil.

    En el mismo orden de consejos, debe ignorar los rumores. Si usted es un inversor independiente, sepa que, por desgracia, nunca le llegará un “buen rumor”, es decir, una información privilegiada sobre un valor o un giro repentino. Lo que le llegarán, serán opiniones e informaciones interesadas y cuyo único objetivo será distraerle de su operativa habitual.

    Cuando ya haya realizado alguna inversión, deje correr los beneficios. A menudo, los inversores tendemos a vender cuando el precio de nuestro valor ha subido ligeramente. Es uno de los errores clave de la Bolsa. Debemos dejar correr nuestros beneficios porque, de no hacerlo, nos arrepentiremos cuando observemos que el valor que hemos vendido continua subiendo.

    Y la última recomendación, al hilo de la anterior, está vinculada a las pérdidas: córtelas en seco. Nunca adquiera valores en tendencia bajista porque esta suele durar un período relativamente largo de tiempo. No compre porque le resulte barato. Al final, el valor le acabará saliendo caro.

    Ya dispone de información para definir su estrategia inicial de inversión. Acceda ahora a nuestro Buscador de Cursos y elija la formación que más se adapte a sus necesidades financieras. 

    Añadir nuevo comentario