El juego de la bolsa: mitos caídos

El juego de la bolsa: mitos caídos
  •  Escrito por Raul el 23.07.15
  • Redactor de Universidad de Bolsa

En el juego de la bolsa, se producen fiascos de tanto en tanto como el escándalo del Libor o el escándalo de London Whale, que provocan que la confianza del inversor caiga en picado. Ante estas situaciones, muchos inversores se preguntan si vale o no la pena invertir en acciones.

En estos casos, es importante tener una visión realista de la bolsa de valores. Aunque resulta inevitable que se formen mitos comunes sobre la bolsa ante estas circunstancias. Os presentamos cinco de esos mitos sobre el mercado de valores y el juego de la bolsa:

 

1. Invertir en acciones es como invertir en juegos de azar

Este razonamiento hace que mucha gente huya de la bolsa de valores. Para entender por qué la inversión en acciones es intrínsecamente diferente de los juegos de azar, tenemos que analizar lo que significa comprar acciones. Una acción ordinaria es propiedad de una empresa, y da derecho al titular a reclamar sobre sus activos, así como por una parte de los beneficios que la empresa genera. Con demasiada frecuencia, los inversores piensan en las acciones simplemente como un vehículo comercial y se olvidan de que esa acción representa la propiedad de una empresa.

 

En el mercado de valores, los inversores tratan de evaluar constantemente el beneficio que recibirán los accionistas. Esta es la razón por la que los precios de las acciones fluctúan. Las perspectivas de futuro de un negocio siempre están cambiando de forma que también lo hacen las ganancias futuras de una empresa.

 

Evaluar el valor de una empresa no es una tarea fácil. Hay tantas variables involucradas que los movimientos de los precios a corto plazo parecen ser al azar (los académicos llaman a esto la Teoría Random Walk); Sin embargo, en el largo plazo, una empresa se supone que vale un determinado valor por los beneficios que generará. En el corto plazo, una empresa puede sobrevivir sin ganancias debido a las expectativas de ganancias futuras, pero ninguna empresa puede engañar a los inversores siempre, algunas veces el precio de las acciones de una empresa tendrá que mostrar el verdadero valor de la empresa.

 

Los juegos de azar por el contrario son juegos de pérdidas. Simplemente se toma el dinero de un perdedor para dárselo un ganador, nunca se crea valor. Al invertir, aumentamos la riqueza global de una economía. Dado que las empresas compiten, aumentan la productividad y desarrollan productos que pueden hacer de nuestra vida una vida mejor. No hay que confundir la inversión y la creación de riqueza con un juego de suma cero como son los juegos de azar.

 

2. El mercado de valores es un club exclusivo para corredores de bolsa y gente rica

El hecho es que casi todos los estudios realizados sobre este tema han demostrado que estas afirmaciones son falsas, la mayoría de los pronósticos de mercado son notoriamente inexactos; además, la llegada de Internet ha hecho que el mercado sea mucho más abierto al público que nunca. Todos los datos y las herramientas de investigación disponibles anteriormente solo para casas de bolsa están ahora disponibles para cualquier persona.

 

3. Las acciones que suben tiene que bajar

Las leyes de la física no se aplican en el mercado de valores. No hay una fuerza de gravedad para tumbar las reservas de nuevo. Hace más de 20 años, el precio de las acciones de Berkshire Hathaway pasó de 7'45 dólares a 17'25 dólares por acción en un poco más de cinco años. Si hubiera pensado que esta acción iba a volver a su posición inicial, se habría perdido la posterior subida de 170 dólares por acción en los últimos años.

No estamos tratando de decir que las acciones no se sometan a una corrección. El punto es que el precio de las acciones es un reflejo de la sociedad. Si encuentras una gran empresa a cargo de excelentes gerentes, no hay ninguna razón por la cual la acción no vaya a seguir subiendo.

 

4. Tener un poco de conocimiento es mejor que no tenerlo

Saber algo sobre bolsa es mejor que no saber nada, por lo tanto es crucial en el mercado de valores que los inversores individuales tengan una comprensión clara de lo que están haciendo con su dinero. Los inversores que realmente hacen lo correcto son los que tienen éxito.

No te preocupes, si no tienes el tiempo para entender completamente qué hacer con tu dinero, pero en ese caso tener un consejero no es una mala opción. El coste de invertir en algo que no entiendes bien es mucho mayor que el coste de usar un asesor de inversiones o de realizar una formación de calidad en bolsa o trading.

 

5. Lo que es obvio, es obviamente erróneo

Terminamos con este otro viejo mito de la inversión que vale la pena repetir. Significa que tener poco conocimiento sobre la bolsa te hará seguir a la multitud. Como cualquier cosa, invertir con éxito requiere de mucho trabajo y esfuerzo. Imagínate como inversor parcialmente informado a un cirujano parcialmente informado. Por analogía, los errores podrían ser gravemente perjudiciales para tu salud financiera.

Añadir nuevo comentario