Activos Refugio: ¿Por qué has de conocerlos?

En tiempos movidos y de incertidumbre, hasta los inversores más arriesgados buscan cierta estabilidad. Parece que no dejamos de escuchar eso de “Invierte en activos refugio” o “la clave está en los activos refugio” pero… ¿Qué son exactamente? ¿Son aptos para todos los inversores? 

Vamos a analizarlo en profundidad. 

¿Qué es un activo refugio?

Entendemos por activo refugio un tipo de activo financiero que históricamente sufre menos volatilidad, especialmente en momentos de crisis

Su principal característica es la estabilidad a lo largo del tiempo, lo que nos da cierta certidumbre de que el precio no subirá o caerá en picada repentinamente. Por tanto, su liquidez es también más elevada

Este tipo de activo también es conocido como activo defensivo,  y sirven de alguna forma para proteger el patrimonio de los inversores en momentos inestables.

¿Pueden generar ganancias?

Por supuesto, y en algunos casos, hasta interesantes.  No obstante, hay que tener en cuenta que debido a su baja volatilidad, tendremos que renunciar a cierta rentabilidad. Pero esto no quiere decir que la rentabilidad vaya a ser nula. 

Más allá, incluso hemos de plantearnos que no existe ninguna inversión exenta de variaciones, hasta negativas, por lo que siempre que se invierta es un escenario que se ha de considerar. 

¿De qué tipo de activos hablamos?

Un activo refugio puede ser cualquier valor, siempre que se tenga en cuenta el contexto. De hecho, con el paso del  tiempo, un valor puede perder  su título de activo refugio o adquirirlo. 

Por lo general, al hablar de activos refugios en tiempo de crisis, hacemos referencia a dos: el oro y las divisas.  El oro es posiblemente el activo refugio más socorrido y el que parece darnos más seguridad. 

Las divisas, por su parte, han sido también muy buscadas por los inversores. El dólar o el yen son monedas de referencia financiera que dan cierta seguridad. 

¿Puedo invertir en activos refugio si soy principiante? 

Por supuesto. Este tipo de activo es una opción para cualquier inversor que prefiera renunciar a cierto riesgo para asegurar el patrimonio. Lo único tendrás que tener en cuenta que, algunos valores, como el oro, puede que tengan un precio más elevado de lo habitual. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.