Operaciones con marco temporal diario

Operaciones con marco temporal diario

    » TRADERS’: ¿Cuándo se interesó por primera vez por los mercados y el trading?                  

    González: Desde niño ya me interesaba eso de la Bolsa. Las películas que mostraban esa figura de ejecutivo engominado, hombres que aparentemente parecían controlar el mundo siempre me ha llamado mi atención. Me causaba especial curiosidad cuando un efecto meteorológico, como un terremoto en Japón, unas intensas nevadas en el norte de los EEUU afectaban profundamente a las Bolsas.

    ¿Por qué una riada en Francia hundía al FTSE 100 o al DAX? Son respuestas que luego tienen una aparentemente sencilla respuesta pero que, a ojos de un niño, parecía totalmente irracional y, es precisamente ese comportamiento aparentemente irracional el que me atraía.

    Las películas, series y documentales en los que salían los operadores de Bolsa gritando y haciendo gestos para comprar y vender acciones en un determinado momento, todo eso me hacía replantearme preguntas: ¿Por qué hace esos gestos? ¿Qué significaban?¿Por qué de repente compraban y al poco tiempo vendían?¿Qué es cotizar en Bolsa?¿Se puede ganar dinero en bolsa?¿Sería capaz yo de poder batir al mercado?...eran preguntas a las que necesitaba dar respuesta…

    » TRADERS’: ¿Cómo de bueno (o malo) era su rendimiento cuando comenzó?

    González: Irregular. Cuando ganaba no sabía por qué lo ganaba exactamente y cuando perdía, cambiaba totalmente de criterios, un poco caos aunque nunca he llegado a descapitalizarme.

    Hice varios cursos de formación presenciales en mi primer año de Universidad y entre a formar parte como tesorero en un Club de Inversión que me ayudó también a ver otras formas de pensar e invertir.

    Todo ello me permitió ir poco a poco y no a entrar como un elefante en una cacharrería como hacen mucho, que invierten todo sin saber realmente qué están haciendo.

    » TRADERS’: A lo largo de los años, ¿qué aprendió y qué le hizo cambiar la forma de enfocar los mercados?

    González: A ser humilde ante el mercado. Cuando te confías y haces operaciones que tus límites o que se ejecutan bajo un alto grado de incertidumbre, las cosas no salen bien. También llevo años conduciendo y no por ello me creo un piloto de F1, cada vez que tengo el volante de mi coche delante, sigo tomando las mismas precauciones, ¿Por qué actuar de diferente modo cuando se trata de mi Patrimonio?

    El que sale rico de la Bolsa es porque, previamente, entro rico y, que no existe el Santo Grial son dos de los puntos que aprendí y que nunca olvidaré. En relación al Santo Grial, es un proceso por el que inevitablemente, todo operador pasa, y de hecho, es bueno que así sea para que aprecie el verdadero ser del Mercado.

    El inversor es engreído por naturaleza y considera que el mercado siempre le tiene que dar la razón y yo siempre pienso ¿Por qué? ¿Qué te debe el mercado o qué has hecho tú por el mercado?, el mercado no nos debe nada, por lo que buscar el Santo Grial, creerse más listo que el mercado no suele ser una buena opción. La búsqueda del Santo Grial solamente ayuda a darse cuenta de lo insignificante de lo que es uno ante el mercado y que, lo que uno prueba o piensa, otro ya lo ha probado y pensado años atrás en otra parte del mundo sin éxito.

    Lo importante es estudiar, tener una base de conocimiento, practicar y analizar. Todo ello nos llevará a disfrutar del trading y, a  su vez, a operar con ganas, motivación  ser rentables a largo plazo. Es más fácil leerlo que hacerlo, pero no es inalcanzable, ni muchísimo menos. También he aprendido que no todas las personas están hechas para invertir en Bolsa.

    » TRADERS’: ¿Qué patrones específicos usas hoy en día y en qué rango temporal?

    González: El marco temporal que más utilizo para operar es el diario, analizando también el gráfico semanal para eliminar ruido de mercado y poder así, hacerme una mejor idea de en qué escenario estoy.

    Suelo buscar patrones muy sencillos, fundamentados en el comportamiento del precio y del volumen. Por un lado, ante movimientos correctivos de orden inferior dentro de una tendencia alcista primaria, espero a que la cotización del activo bajo estudio encuentre soporte y que, además, se dibujen señales sólidas divergentes al alza así como una intención por parte del precio de dar continuidad al escenario de fondo.

    Dicha intención se basa en el registro de amplias sombras inferiores en relación al rango de la vela, en zona de soportes, unido a un aumento de contratación mientras se dibujan cuerpos blancos o alcistas. Estos son síntomas que invitan a pensar que la continuidad está muy cerca.

    Este es un tipo de estrategia muy recordable y que, dada la posibilidad de entrar en movimientos correctivos, la visualización del stop loss es más sencilla y su cercanía permite obtener mayores ratios de rentabilidad/riesgo.

    Por otro lado, si el momento económico y fundamental así lo permiten, entrar en rupturas de resistencias relevantes es otra estrategia básica. Una conjugación de buen momento en ventas y en beneficios empresariales, así como bajos niveles de volatilidad, aumento del volumen de negociación y, en definitiva, un buen momento en el precio, invita a posicionarse en la ruptura. Este tipo de estrategia ha sido muy efectiva en los últimos meses en la Renta variable europea.

    Siempre busco inicialmente un objetivo de ratio 2:1, esto es, busco ganar el doble de mi capital en riesgo en cada operación. Si por ejemplo, el punto de entrada en una operación está en los 10€ por acción y sitúo mi stop loss en los 9,15€ por acción, mi capital en riesgo es de 0,85€ por acción (10-9,15), por tanto, si quiero ganar el doble de lo que arriesgo, mi precio objetivo serán los 11,7€ por acción (10+(0,85x2)). Este ratio no tiene en cuenta las comisiones y la salida depende de varios factores, pues si veo que el valor en capaz de seguir subiendo, le subo el stop loss a la zona del 2:1 y dejo que fluya. Si por el contrario, veo que llega con dificultades, vendo y a otra cosa.

    » TRADERS’: Por favor, ¿nos muestra algunas operaciones recientes que subrayen su método?

    González: Daimler es un claro ejemplo de estrategia de ruptura de resistencia. Poco antes de la superación de los 70€ por acción, se publicó que la compañía registraba un aumento del +11,4% en el ejercicio 2.014 de sus ventas. Esto provocó la superación del nivel de resistencia y, ante las buenas perspectivas fundamentales y técnicas que presentaba el valor, como un aumento en el volumen de negociación, cruce al alza en zona positiva del oscilador MACD y una estructura de mínimos y máximos crecientes a corto plazo, invitaban a la toma de posiciones largas.

    Mi orden de compra se efectuó en los 72,81€ por acción y situé el stop loss en el último mínimo relativo del precio, en la zona de los 65,57€ por acción. Mi capital en riesgo era de 7,24€ por acción, por lo que si quería ganar el doble de lo arriesgado en términos brutos, mi objetivo se situaría en los 87,29€ por acción. (72,81+(7,24x2)).

    En la presente operación, cerré las posiciones al instante puesto que consideraba que el movimiento alcista estaba muy maduro tras subir mucho en tan poco tiempo y ante la gran variedad de alternativas que el mercado ha ido ofreciendo en los últimos meses en Europa.

    Otra estrategia es la de Michelín (los recuadros verdes representan mi toma de posiciones), que tras un periodo correctivo proyectado desde finales del pasado año 2.014, lo superó al alza apoyado por el volumen de negociación y por el oscilador MACD que, justamente, se cruzaba al alza en zona positiva cuando el precio rompía al alza una resistencia relevante a corto plazo.

    La operación de entrada en largo se registró en los 76,88€ por acción, situando un stop loss en el mínimo relativo previo (71,6€ por acción) para buscar el 2:1 que, dada la configuración de la estrategia, se situaba en los 87,44€ por acción.

    Pocas semanas después, con un comportamiento extraordinario, la compañía nos daba señal de salida, a la que hicimos caso, si bien, su buen comportamiento me hacía seguir pendiente de ella.

    Mi pensamiento era que, si volvía a superar los máximos relativos previos y la zona de los 90€ por acción, la cotización podría dar continuidad a su escenario alcista, por lo que me posicioné en largo de nuevo en la zona de los 90,42€ por acción, situando un nuevo stop de pérdidas por debajo del último mínimo relativo previo en los 81,899€ por acción y, actualmente, busco el 2:1 situado en los 107,462€ por acción.

    El hueco alcista abierto el pasado día 24 de ABR15 me ha permitido actualizar mi stop loss y superar mi punto de break even. Ahora mismo, lo tengo situado en los en el propio gap de los 95,7€ por acción.

    » TRADERS’: ¿Supervisa las operaciones abiertas todo el tiempo?

    González: De ninguna manera. Antes de entrar en una operación, ya sé dónde situar el stop y cuándo actualizarlo. Me programo señales de alerta que me avisen cuando el precio está a punto de saltar niveles de relevancia, tanto para subidas como para caídas que estén a punto de hacer saltar el stop de pérdidas. Mientras tenga mi operación perfectamente diseñada, con una clara y sencilla gestión de riesgo y las alarmas no me avisen, no encuentro motivo para estar pegado a la evolución del precio.

    Ello no quiere decir que no las siga, pues al cierre de cada sesión habitualmente hago un chequeo de mis operaciones abiertas, pero no soy de los que al salir de la oficina estoy mirando el móvil para ver cómo van mis acciones en Wall Street.

    De hecho, cuando tengo operaciones abiertas, lo que hago es buscar otras alternativas para cuando las cierre, tener una rotación rápida y eficiente. Al principio de mi carrera, si que estaba pendiente cada 2 minutos, hasta que te das cuenta que no merece la pena, porque no es vida, no te sientes libre. Pero hay que ser capaz de darse cuenta.

    Además, daba la casualidad que las operaciones que más seguía al minuto, eras las que peor resultado me daban y, las que mantenía algo más al margen, eran las que mejor se comportaban. Casualidad o no, esto ayudó muchísimo.

    También el hecho de conocer personas que más que inversores, se parecen más zombies con trastornos de ludopatía que viven a merced de lo que dicten los mercados. Por desgracia, he conocido casos reales e impacta. Desde ese momento supe que jamás quería ser algo parecido y, es que, las mejores lecciones de inversión no las encuentras en los libros.

    » TRADERS’: ¿Cuál es su método de gestión de riesgo y del dinero?

    González: Es muy sencillo, la inversión en Bolsa es muy compleja per se, por lo que mi modus operandi es muy sencillo para actuar rápido y sin errores.

    Mi gestión del riesgo se basa en establecer un potencial punto de entrada que considere óptimo, en base a las lecturas que obtengo de un gráfico. Tras localizar este punto de entrada óptimo busco un segundo punto de stop loss adecuado en función a mi horizonte temporal y aversión al riesgo para dicho activo y, en base a dichos parámetros (punto de entrada y punto de stop loss), obtengo un size position óptimo para dicha operación en relación al tamaño de mi cartera de inversión y al riesgo total de cartera que tengo establecido.

    Quizá, dicho así parezca algo complejo, pero son unos simples cálculos que me permiten tener controlado en todo momento mi gestión de riesgo para no descapitalizar mi cartera.

    Una vez se me ejecuta mi orden en el mercado, paso a posicionar el stop ajustado al verdadero precio de entrada, pues es prácticamente habitual registrar precios de entrada reales ligeramente distintos a los previstos (diferencia a la que denominamos slippage).

    El stop de pérdidas paso a actualizarlo cuando el precio de cotización comienza a superar niveles de resistencias que considero relevantes o vuelve a reestructurarse al alza tras un breve periodo correctivo con relevancia en la serie de precios.

    » TRADERS’: ¿En qué ha tenido que ceder para tener éxito? ¿Ha tenido que pagar un precio?

    González: Todo en la vida tiene un precio. Por ello, el coste más importante en Economía es el coste de oportunidad. Todas nuestras decisiones tienen un coste, aunque pensemos que no.

    Personalmente no considero que el precio a pagar haya sido excesivo, pues me dedico a la Bolsa de manera profesional y, como todo profesional que quiere ejercer su profesión, debe asumir un precio.

    » TRADERS’: ¿Qué le recomienda a los nuevos operadores para empezar?

    González: No obsesionarse con encontrar el sistema o patrón perfecto, no existe. Cuando comencé a operar, intentaba localizar la conjugación de indicadores perfecta para mis entradas y salidas del mercado, en definitiva, no analizaba el mercado, analizaba los indicadores. Este es un comportamiento muy democratizado hoy en día, visualizar más los indicadores olvidándose de lo verdaderamente importante y vital, el precio.

    Actuar en base a indicadores, buscando señales de compra y venta sin detenernos a analizar el movimiento que subyace a estos y si tienen base en relación al momento económico y/o fundamental, es no querer pensar, no es analizar, no es disfrutar del mercado.

    Analizar el precio, apoyándose en la lectura de uno o dos indicadores, además del precio, es más que suficiente para operar de manera eficiente en el mercado. Operar en Bolsa es muy complejo, las personas que se acercan a este mundo por primera vez infravaloran los riesgos y creen que esto solo consiste en “comprar barato y vender caro”, y no se puede estar más equivocado.

    Analizar en Bolsa requiere formación, tiempo, disciplina y mucha, mucha paciencia. Todo ello nos llevará a conocernos a nosotros mismo, conocer en qué tipos de inversiones no sentimos más cómodos, tener nuestra percepción del propio mercado, y disfrutar de la inversión. La gente se olvida de disfrutar, solamente disfrutan si ganan y si, con suerte, consiguen ganar algo. Un inversor que no disfruta de la Bolsa, de sus análisis y del reto que el Mercado Financiero le proporciona, es un inversor fracasado a largo plazo.

    » TRADERS’: ¿Qué otra profesión escogería usted, si tuviese alguna vez que dejar de operar?

    González: No contemplo dejar de operar nunca en Bolsa, me apasiona el desafío que representa y me hace sentir vivo. Ahora mismo no sé a qué me dedicaría, pero siempre he querido ser piloto de aerolínea, soy plenamente consciente de que ello es imposible a estas alturas de mi vida, pero si tuviera la oportunidad de elegir, sin duda alguna, sería esa profesión. La aeronáutica, los procedimientos de vuelo…es desde pequeño mi debilidad.

    » TRADERS’: Además del trading, ¿qué tipo de deportes está usted haciendo?

    González: Lo cierto es que cada vez tengo menos tiempo de realizar deporte y, la verdad sea dicha, nunca he sido un gran deportista. Con la llegada del buen tiempo intento salir a correr o ir a nadar, nada especial. Desde luego es un aspecto de mi vida en la que debo trabajar para ser igual de disciplinado que en mis operativas de trading. 

    La entrevista fue realizada por I. Kantartzis, editor de la revista  TRADERS’

    Añadir nuevo comentario