Una de las cosas que hay que aprender en esta vida es que el ahorro es fundamental pero... ¿Cómo ahorrar? Hoy te damos tres tips para ello.

Cómo Ahorrar Más cada mes

Ahorrar es el primer paso para adentrarnos en el mundo de la inversión. Y para muchos, la dificultad empieza justamente ahí, en saber ahorrar y sobre todo, saber cómo hacerlo de forma consistente en el tiempo. 

Ahorrar ha de ser un hábito, y ya te adelantamos que lo más difícil como en cualquier hábito, es dar el primer paso. Una vez se hace y el hábito se asienta, el resto viene rodado. Por supuesto requiere constancia y esfuerzo, pero merece la pena. 

Veamos cómo puedes ahorrar más cada mes. 

No lo dejes para final de mes. 

El 95% de las personas cometen este enorme error: ahorrar con lo que sobra a final de mes. ¿Has oído hablar de la ley de Parkinson? Esta dice que que “el trabajo se expande hasta ocupar todo el tiempo disponible”. Exactamente lo mismo ocurre con el dinero. Si dejas todo disponible hasta final de mes, posiblemente lo que reste sea poco o nada. 

El ahorro no ha de ser algo a tratar en el último momento, a final de mes, sino todo lo contrario. Al cobrar, hemos de separar directamente una parte de nuestro sueldo y llevarla a nuestra cuenta de ahorros. La cantidad, por supuesto, depende de ti, de lo que ganes y de lo que necesites en tu día a día. Márcate una cantidad fija y sepárala al principio de cada mes. 

Depende de lo comprometido que estés con la causa, puedes pedirle al banco que lo haga por ti, programar una transferencia automática o simplemente, gestionarlo tú mismo. 

Pensar más allá de objetivos específicos. 

Ahorrar no es juntar dinero para comprarte ese pantalón. O ese bolso. O incluso esas vacaciones. Ahorrar consiste en desarrollar un hábito de apartar dinero sistemáticamente para poco a poco, ir creando nuestro propio colchón al que recurrir siempre que lo necesitemos. 

Por lo general las personas ahorran para un fin específico y cuando lo consiguen, o cuando simplemente pierden el interés en dicho fin, olvidan el ahorro. 

Por eso es muy importante que no lo veas como una meta o algo asociado a un objetivo específico, sino simplemente como una forma de gestionar el dinero. 

Ahorrar no ha de ser un objetivo o técnica a corto plazo, sino todo lo contrario, ha de ser una manera de pensar largoplacista. 

Establece tus prioridades. 

Si tu presupuesto no es ilimitado, tus gastos y apetencias no pueden serlo. El día a día está repleto de “tentaciones” y “buenas opciones” en las que gastar nuestro dinero, pero hemos de tener muy presentes cuáles son nuestros objetivos y saber priorizar. 

No vas a poder comprarte todo lo que te gustaría, pero con el tiempo te darás cuenta de que no lo necesitas. Todo lo contrario. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.