¿Por qué te tiene que preocupar la Inflación?- Qué es y Cómo Afecta al Dinero

¿Podrías explicar qué es la inflación? Inflación es un término económico que cada vez más escuchamos en las noticias y que parece que nos es familiar, pero pocos saben especificar qué es exactamente y sobre todo, en qué nos afecta. De hecho, el 48% de los españoles no saben decir qué es. 

La inflación, versión fácil.

La inflación es el aumento de los precios de los servicios y bienes a lo largo del tiempo. Pero importante, si un servicio o un bien aumenta de precio, no se considera inflación a menos que lo haga a un ritmo imprevisible durante un periodo prolongado. 

La inflación se refiere generalmente a la variación observada con el índice de precios al consumo, IPC,  -cambios observados en los precios de los productos o servicios consumidos por los hogares- que puede utilizarse para medir lo que los economistas llaman «inflación subyacente». Si ese IPC es positivo, se dice que hay inflación y por el contrario si es negativo, se dice que hay deflación. 

¿Cómo se mide?

El IPC es una medida de la inflación que se calcula a partir de los bienes y servicios consumidos por un hogar representativo- se calcula con dos productos básicos: la cesta de la compra que contiene los bienes y sus precios. 

Estos datos se utilizan para calcular cuánto dinero se necesitaría para comprar estos artículos en diferentes intervalos de tiempo. 

Es importante mencionar que este cálculo no es tan sencillo como parece; existen dificultades durante su aplicación en la práctica, tales como qué bienes deben incluirse en la lista de la compra, con qué frecuencia deben actualizarse, dónde debemos recoger los precios de los mismos o si los cambios de calidad pueden llegar a influir en los cálculos de la variación de precios.

¿Es bueno que exista? 

La inflación suele asociarse a algo negativo pero lo cierto es que no es fenómeno negativo, de hecho, podría decirse que es algo normal y necesario dentro del funcionamiento de la economía. 

Los expertos aseguran que una inflación moderada, lo que se considera en torno al 1% o 2%, es beneficiosa para la economía, puesto que es síntoma de crecimiento. Evidentemente, para que todos salgan ganando, esta subida de precios ha de reflejarse también en los salarios de los ciudadanos porque de lo contrario, estos perderían poder adquisitivo. 

El problema viene cuando la inflación se descontrola y los sueldos no son capaces de ajustarse.  

¿Qué relación existe entre inversiones e inflación?

Aquí está el problema de la inflación. Esta se come poco a poco nuestros ahorros, pero es difícil de notar porque los precios aumentan continuamente. Aunque realmente tengas la misma cantidad de dinero guardada, ahora puedes hacer menos con ella, por lo que, sin que haya pasado  nada extraordinario, tu poder adquisitivo ha disminuido significativamente. 

Para que puedas visualizarlo con un ejemplo sencillo:  si el precio del pan era de 60 céntimos hace tres años y hoy es de 80 céntimos, estás recibiendo menos por más dinero que antes. 

Por eso la inversión es un factor clave para mantener ese poder adquisitivo. La clave de las inversiones, más allá de esas ideas que rondan por ahí de hacerse millonario en un día y tener el garaje lleno de Ferraris, es mantener el valor del dinero. Para que una inversión sea mínimamente rentable y poder cumplir así su función, ha de superar el IPC del año y a partir de ahí, todo es bienvenido. De hecho, en las situaciones más críticas de inflación, podríamos decir que invertir no se trata de aumentar el capital, sino simplemente de mantener el valor de este. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.