Cinco preguntas que te vas a hacer antes de invertir

Si estás aquí, es porque parece que al fin te has animado a poner a trabajar tu dinero. Ahorrar está bien, pero es el primer paso. Para subir de nivel has de entrar en el mundo de las inversiones. Y una vez lo hagas, antes de invertir posiblemente te surgirán millones de dudas, pero hay cinco que son, sin duda, las más frecuentes entre inversores principiantes. 

Veamos cuáles son y qué respuesta podemos darte para que, una vez des el gran paso, lo hagas con la mayor certeza y tranquilidad posible. 

¿Cuánto dinero necesito para empezar?

Menos de lo que estás imaginando. De hecho, si nunca has invertido o apenas estás comenzando, lo ideal es que vayas poco a poco. 

En el mercado de valores se puede invertir cualquier cantidad de dinero y es justamente una de las mayores ventajas de la bolsa, que tiene unagran flexibilidad para adaptarse a todos los patrimonios.

¿Es arriesgado invertir en Bolsa?

Sí y no.

Sí porque, efectivamente, cualquier tiempo de inversión implica riesgo, por ínfimo que sea. Sin embargo, si sabes lo que haces, no tiene porque ser arriesgado. Si se saben algunas estrategias básicas y se usa márgenes de seguridad, es relativamente sencillo reducir a casi 0 el riesgo, sin renunciar a ciertos beneficios. Esta decisión depende de cada perfil de inversor, por supuesto. 

 Y no porque mucho más arriesgado resulta dejar el dinero “quieto”, esperando a que la inflación lo devalúe. 

¿Hay un momento ideal para empezar a invertir?

Sí, ayer. Cuanto antes empieces antes podrás ver cómo crece tu patrimonio. 

Aún así, es cierto, que por regla general lo preferible sería entrar en bolsa en un momento en que las cotizaciones estén a la baja, así puedes optimizar al máximo tu compra de acciones y con un mismo presupuesto, optar a más. 

Por lo tanto, comprar acciones suele ser mejor después de una gran caída de las cotizaciones bursátiles, ya que es durante este momento de temor generalizado cuando las buenas empresas se abaratan y los lotes de acciones se ponen a la venta para los que saben lo que hacen. 

¿Es tan rentable como se piensa?

Invertir en bolsa es, evidentemente rentable. El problema es que debido a ciertos libros, películas y ahora cada vez más, influencers, la imagen de “inversor” se ha distanciado bastante de la realidad. Por supuesto que puedes aumentar tu patrimonio, pero de una forma sostenible y mantenida en el tiempo. Nada de ferraris ni Rolex de un día para otro. 

Evidentemente, el porcentaje exacto de rentabilidad que puedes obtener es muy variado y depende de distintos factores cómo qué tipo de inversor eres, con qué plazo cuentas, qué acontecimientos suceden…

Para que tengas una referencia, el IBEX 35 ha obtenido una rentabilidad media anual de 7.95% desde que se fundó en el año 2009.

¿Qué acciones compro?

Aquí el kid de la cuestión. Como premisa básica, limítate a comprar solo aquellas acciones que comprendas a qué se dedican las empresas que hay detrás. 

Una vez las comprendas, aquí entran en juego distintos factores cómo tus valores, tus preferencias y apuestas personales y tus estudios de mercado. 

Por lo general lo ideal es apostar por empresas con un sólido proyecto detrás que cuenten con una ventaja competitiva sólida. Esto te asegurará que en el largo plazo se mantengan y den beneficios. 

Además, es interesante tratar de crear carteras diversificadas que se complementen entre si, de modo que cuando una acción baje, haya otra que suba y pueda compensar las pérdidas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.