Tres frases que debes memorizar antes de invertir

Tres frases que debes memorizar antes de invertir

Hay mucho sobre lo que aprender de inversión. De hecho, por existir, podríamos decir que existen infinidad de autores, gurús, libros, publicaciones, reflexiones, estrategias y métodos que tienen el mismo objetivo: arrojar luz sobre el mundo bursátil dando consejos para invertir en bolsa.

Hoy vamos a centrarnos en las frases, ¿quién no ha escuchado alguna relacionada con la inversión? O incluso, ¿quién no ha guardado o compartido una? 

Hay cientos entre las que elegir, pero en un nivel principiante donde aún no se ha realizado la primera inversión, a hace relativamente poco que se ha hecho, estas tres pueden ser muy inspiradoras. Especialmente, para aquellos que lo hacen desde un punto de vista más conservador y largoplacista. He aquí tres de los consejos para invertir en bolsa más interesantes

“La inversión debe ser como que la hierba crezca. Si quieres emoción, coge 800 dólares y vete a las Vegas”, de Paul Samuelson. 

Somos conscientes de que el cine ha contribuido a crear una imagen de la inversión un tanto idealizada y quizá hasta demacrada. Pero si ya estás planteándote entrar aquí, posiblemente ya sepas que nada más lejos de la realidad. 

Esto no va de idas y venidas y movimientos a contra reloj, más bien todo lo contrario. Invertir a nivel particular consiste en ir haciendo aportaciones paulatinas a lo largo del tiempo para hacer que el patrimonio crezca de forma constante. Para ver buenos resultados, nada como la paciencia y un buen plan financiero. 

Por eso, es muy acertada la comparación con la hierba: sin emociones, sin grandes sobresaltos. Nada de brokers corriendo por pasillos ni hombres trajeados gritando en sala.

Una metáfora especialmente interesante para aquellos que están a punto de iniciarse y dudan con qué actitud afrontarlo. 

“Tu casa vale lo que el vecino quiera pagar por ella”, de Confucio. 

Es un error pensar que sabemos más que el resto, o peor aún, que el resto piensa menos y peor que nosotros. Al igual que no deberías comprar una casa “mala” a buen precio a la espera de que otro pague mucho por ella, exactamente lo mismo ocurre con las inversiones. 

Esfuérzate por encontrar buenas acciones en las que realmente confíes a día de hoy para que, si en algún momento has de vender, estés en buena situación. 

Esta frase también hace alusión a la importancia de las emociones en el mercado, sobre todo en momentos de agitación. Es importante tener información sobre la empresa en la que se invierte y ser objetivo, pero también es crucial saber entender qué se está pensando en el mercado y actuar conforme a ello. 

 “Si quieres ser rico, no aprendas solo a ganar, aprende también a ahorrar”, de Benjamin Franklin. 

Primero, lo primero. Como ya hemos dicho, esto de invertir no va tanto de movimientos maestros que nos hacen ricos de un día para otro, más bien todo lo contrario. 

Va de ir a paso a paso, de esperar, de guardar, de paciencia. Y todo esto empieza precisamente con el ahorro. Por supuesto que para ganar más dinero hay que empezar a invertir, pero antes has de haber ahorrado. Y más aún, una vez inviertas, deberás seguir ahorrando. Siempre hay que ahorrar, es la única forma de tener mañana. 

Uno de los principales secretos de aumentar el capital es saber cuándo y cuánto ahorrar. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.