Prosegur asegura su tendencia alcista de largo plazo

Prosegur asegura su tendencia alcista de largo plazo

Prosegur (PSG.MC) en gráfico semanal con Estocástico (ventana central superior), MACD (ventana central inferior) y volumen de negociación

Fuente: Visual Chart y elaboración propia.

Prosegur no está teniendo un año 2015 positivo, puesto que desde que alcanzó máximos históricos en los 5,54-5,52, zona que coincide con el límite superior de la figura de continuación de tendencia alcista en forma de canal, ha evitado, como esperado, la continuidad del avance por parte de las compras. El impulso bajista iniciado desde entonces mediante la estructura de máximos y mínimos decrecientes, rompe con la tendencia alcista de largo plazo que partía de los 2,43.

La resolución bajista de la directriz de largo plazo citada habilitaba un tramo a la baja hasta el límite inferior o soporte correspondiente al canal alcista de largo plazo que parte desde el año 2008, zona que como podríamos esperar, funciona como punto de inflexión a favor de las compras en torno a los 3,82. El rebote iniciado a corto plazo desde los 3,82 encuentra una resistencia en los 4,50, cota que funciona como aproximación al retroceso proporcional del 38,2% de Fibonacci correspondiente al tramo bajista que parte de los máximos históricos hasta los mínimos anuales de los 3,82.

El rebote comentado viene apoyado por la necesidad del precio de normalizar las extraordinarias lecturas de sobreventa aparecidas en los principales osciladores de precios, tanto en el Estocástico como en el MACD. Además, el volumen de negociación comienza a ganar terreno significativamente por lo que, se establecen las bases para considerar que un estamos ante un proceso de consolidación de las caídas previas que podría desembocar en un nuevo impulso alcista a medio plazo.

Un cierre semanal por encima del máximo relativo previo situado en los 4,50 confirmaría un potencial movimiento de escape al alza con objetivo a la resistencia intermedia de los 5,20, paso previo a alcanzar los máximos anuales e históricos como objetivo más ambicioso. Por su parte, una perforación a cierre semanal del mínimo anual de los 3,82 habilitaría un objetivo bajista hasta los 2,43, último mínimo relativo que rebotó desde el limite inferior del canal alcista de los últimos años. A priori, dada la estructura alcista fuertemente anclada en la serie de precios histórica, así como los fundamentos expuestos para considerar una fase de consolidación, deberíamos considerar que la superación de los 4,50 es una oportunidad para probar largos a corto-medio plazo.

Añadir nuevo comentario